Cómo Elegir La Base De Maquillaje Adecuada Según Tu Piel

 

Elegir una base de maquillaje que satisfaga las necesidades de tu piel puede ser un verdadero desafío, ya que vienen en innumerables tonos y formulas. También es el producto de maquillaje más complicado de usar, ya que puede darte ese aspecto impecable, o si te equivocas, puedes obtener el efecto contrario. Con un poco de investigación y conociendo las características de tu piel, encontrarás la correcta, de apariencia natural. Aquí compartimos algunos consejos muy útiles a considerar antes de comprar tu base de maquillaje:

El objetivo de tu maquillaje base es ayudar a que tu piel se vea mejor y no parecer que tienes capas y capas productos.

 

Conoce tu tipo de piel

Este es quizás el paso más importante para ayudarte a elegir la la base de maquillaje perfecta. Debes comprender las necesidades e inquietudes de tu piel para elegir una fórmula que funcione mejor para ti.

 

Si tu tipo de piel es grasa:

 

Si tienes la piel grasa, usa una base de maquillaje líquida libre de aceites o en polvo, que tiene la capacidad de absorber el aceite, dejando el rostro un acabado liso y mate. Las bases minerales también funcionan bien en la piel grasa, porque las partículas secas tienden a absorber la humedad y a prevenir el brillo.

Puede probar Shiseido Translucent Pressed Powder, que se adapta a cualquier tono de piel. Mantiene en buen estado el acabado del maquillaje y, a la vez, la humedad de la piel. Posee Oil-Absorbing Powder, que absorbe el exceso de grasa y evita que el maquillaje se agriete para lograr un acabado hermoso durante todo el día.

 

Si tu tipo de piel es seca:

 

Si tienes la piel seca, elige una base de polvo hidratante o una líquida, ambas de consistencia cremosa. Estas aportan humedad a la piel y ofrecen una excelente cobertura.

Puedes probar Shiseido Synchro Skin Lasting Liquid Fundation que mantiene la claridad de la piel a la vez que evita el brillo, las grietas y no se corre en todo el día. Impecable, como si fuera parte de tu piel, esta fórmula innovadora con cobertura media que admite más de una aplicación y un moderno acabado mate y natural, se siente liviana y sedosa sobre la piel.

 

Si tu tipo de piel es mixta:

 

Las pieles mixtas se caracterizan por ser grasas en algún lugar y secas en otro. En estos casos te recomendamos combinar fórmulas estratégicamente y evitar las bases ricas en aceite.

 

Si tu tipo de piel es sensible:

 

Si tienes problemas con la piel (acné, rosácea) es mejor evitar ciertos ingredientes que pueden irritar tu piel como el alcohol y la fragancia. Además, el aceite mineral y el talco.

 

¿Cómo elegir el tono correctamente?

 

Lo primero que debes hacer es determinar si tu tez tiene tonos cálidos (amarillos), fríos (rosados) o neutros.

El tono correcto se combinará sin problemas con el color de tu piel. Si la base de maquillaje deja un aspecto blancuzco en la piel o si te hace ver el rostro más oscuro, entonces es el tono incorrecto. No tengas miedo de mezclar dos colores diferentes para el verano y el invierno. Esto también funciona porque el tono de tu piel variará a través del año y también variará en las diferentes áreas de tu rostro.

Cuando tengas dudas, ve con un tono un poco más oscuro porque ir más claro casi siempre se ve artificial.

 

Pasos para aplicar tu base:

 

  1. Usar un pincel para aplicar tu base ayudará a usar menos y suavizar la aplicación.
  2. Coloca tres toques de base en su frente, dos en cada mejilla y dos en su barbilla. Mezcla el producto desde la frente a través del puente de la nariz. Asegúrate de limpiar el pincel después de cada uso.
  3. Utilizar un pincel grande para aplicar el polvo de forma uniforme.
  4. No coloques demasiada base. Aplícala con moderación a las partes de tu piel que necesiten ser igualadas, esto dejará un acabado más natural.
  5. Evita los retoques con polvo, en su lugar utiliza esponjas secantes para evitar parecer que tienes demasiado maquillaje.